Los compresores de aire portátiles son el complemento ideal para cualquier viaje en coche. Las llantas de los coches pierden presión al andar varios kilómetros o se pueden ponchar sin previo aviso. Contar con las herramientas adecuadas puede ser vital para evitar este tipo de eventualidades que pueden aparecer en la carretera.

Para conducir con seguridad y mantener las ruedas en perfectas condiciones, deberás revisar, cada determinado tiempo, que la presión de aire de tus llantas sea la recomendada por el fabricante. Escoger un buen compresor de aire portátil puede ser difícil, para ayudarte a elegir hemos preparado este artículo con toda la información relevante.

Comprar Compresores para Coche

Los compresores de aire portátiles son una herramienta indispensable para que tu coche tenga un rendimiento óptimo, es importante estar pendiente del estado de los neumáticos y vigilar que se mantengan siempre con la presión correcta.

Los 10 Mejores Compresores para Coche

Ranking: Nuestra elección de los 3 Mejores

Para que puedas escoger el mejor compresor de aire portátil del mercado hemos preparado esta lista:

1. Ring RAC635 Compresor de Aire Digital Preconfigurado con Caja, Adaptador y Luz LED

Este atractivo diseño de compresor coche se presenta en la marca Ring, es súper ligero, tiene unas dimensiones de 19,3 x 8,8 x 16,7 cm, es capaz de inflar un neumático desinflado a 35 psi en menos de tres minutos. Este aparato muestra la presión en PSI, KPI y bar, cuenta con una válvula de desinflado de neumáticos, una luz blanca integrada para las horas nocturnas y luz roja para emitir alertas.

También este compresor para coches tiene un tubo flexible de aire con conector de vástago roscado, posee interruptores de forma independiente para el encendido y el apagado, aparte está equipado con un conector de alimentación de 12 voltios. ¡Perfecto compresor para hinchar ruedas!

Ventajas

  • Alto rendimiento.
  • Se puede configurar en modo SOS para alertar a otros conductores.
  • Tiene un precio bastante accesible.

Desventajas

  • Su uso es limitado.
  • No sirve para realizar trabajos que requieran altas presiones de aire.

2. Compresor Digital Michelin 009519, 12 V

Este compresor de aire para coches es de la marca Michelin, tiene un peso de 1,25 Kg, su tamaño es de 19 x 16 x 9 cms. Este aparato alcanza una precisión de 0,05 bares hasta 7 bares y posee un sistema digital programable de 12 V. Asimismo, cuenta con un manómetro digital y permite ajustar la presión deseada.

Ventajas

  • Compresor de aire Pequeño para coche
  • Fácil de utilizar y bastante práctico para hinchar las ruedas.
  • Tiene un precio accesible.
  • Trae una funda ajustable para trasladarlo cómodamente.

Desventajas

  • Las instrucciones de uso son un poco confusas.
  • El botón de encendido y apagado se queda siempre en la misma dirección, lo cual puede causar confusión.

3.TACKLIFE ACP1C Compresor Aire Coche, Inflador Digital 150PSI

Este compresor de aire para neumáticos de la marca TACKLIFE, pesa 1,9 kg, es capaz de inflar la rueda de tu coche en dos minutos, su tamaño es reducido pero tiene un alto rendimiento. Cuenta con cuatro boquillas para que puedas adaptarlas a los neumáticos de tu automóvil, moto, bicicleta o balones. Este aparato es capaz de leer la presión de los neumáticos con precisión y la pantalla de retroalimentación led muestra el progreso del inflado.

Este inflador digital tiene una manguera de aire de 2,3 m, es silencioso, tiene un motor y una bomba de nueva generación. Puede funcionar con un manómetro de presión de neumáticos.

Ventajas

  • Es fácil de usar.
  • Tiene apagado automático.
  • Tiene una protección de sobrecarga.
  • Cuenta con la norma internacional de precisión.

Desventaja

  • Solo es compatible con la fuente de alimentación de CC de 12 V.
  • No debe usarse más de 10 minutos.

Características que debe tener tu compresor de Aire para Coche

La característica principal de un compresor de aire portátil es su tamaño. Estas herramientas están diseñadas para ir contigo, por tanto deben ocupar poco espacio. La mayoría tienen forma de concha, lo que te permite almacenar los accesorios en su interior. Otros modelos tienen forma de manómetro, lo que los hace aún más ligeros.

Otra característica es que deben disponer de una opción de conexión de toma de corriente continua. Estas tomas permiten conectar el compresor al encendedor del coche. Algunos modelos cuentan con baterías de litio, pantallas LCD retroiluminadas, memoria para programar la presión y hasta linternas de emergencia.

¿Para qué sirve un compresor de aire portátil?

El uso principal de un compresor de aire portátil suele ser mantener la presión de los llantas de un coche. Los fabricantes de coches recomiendan mantener las llantas dentro de un margen de presión determinado, los compresores sirven para controlar esta presión e inflarlos. Esta presión debe comprobarse de forma periódica y mantenerse.

En realidad, podemos utilizar un compresor de aire portátil para mantener inflados todos los tipos de llantas, como los de una bicicleta o una moto. Al ser compacto podemos utilizarlos para inflar pelotas y balones de todo tipo, flotadores y otros tipos de juguetes. Son el complemento ideal para un campista, ya que podrás inflar las colchonetas.

¿Cómo usar un compresor de aire portátil?

El primer paso es marcar la presión correcta en la pantalla. Cada fabricante recomienda una presión, en los compresores portátiles es muy fácil ajustarla a nuestras necesidades, pues suele hacerse mediante botones o el manómetro. Una vez marcada la presión necesaria, podremos guardarla en la memoria para inflar de nuevo en el futuro.

Una vez señalada, debes poner la boquilla del compresor a la salida de aire de la llanta. Espera un momento a que se sincronice y empieza a inflar. Los modelos digitales paran automáticamente cuando alcanzan la presión marcada. Retira la boquilla y guarda de nuevo el compresor. Así de fácil.

A continuación te presentamos una lista “paso a paso” sobre cómo debes usar un compresor de aire portátil.

  1. Enciende el compresor de aire.
  2. Marca en la pantalla, mediante los botones, la presión correcta de tus llantas.
  3. Retira la tapa de la válvula y déjala en un lugar seguro.
  4. Pon la boquilla del compresor de aire en la entrada de aire de la llanta.
  5. Espera a que el compresor se estabilice.
  6. Infla la llanta. Si es un compresor automático, se detendrá cuando alcance la presión marcada. Si no lo es, fíjate bien en no pasarte.
  7. Si se infló de más, usa el compresor para eliminar presión hasta alcanzar el valor indicado por el fabricante.
  8. Una vez infladas las llantas, cierra de nuevo las válvulas y apaga el compresor.
compresor-aire-coche
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar más accesorios de Coche

Te puede interesar: